The Art Issue: Textura

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace apenas una semana atrás, pude experimentar el grato olor a tinta, sí esa que plasma en pliegos las ideas, las planificaciones editoriales, los desvelos, la creación y los retos. Finalmente la edición número 36 de Velvet Magazine llamada The Art Issue: Textura, llegó a la mano de los lectores, anunciantes, entrevistados y por supuesto al equipo editorial que conforma este medio impreso. Tal y como compartí con nuestros  lectores en el Profeso de mayo; toda obra que sea considerada una pieza de arte estimula los sentidos del espectador. La percepción táctil, visual y olfativa nos hace retrocedera la etapa de experimentación humana, aquella considerada primitiva, a veces tan anhelada y libre de conciencia.

Las texturas como forma de expresión, vista desde la magnificencia de las joyas; el movimiento de la caja de un guardatiempo, el legado de un modisto consagrado, el lienzo de la impresión del óleo, los trazos de la tinta de Cervantes y la mítica obra literaria de Lewis Carroll, son el eje central de esta nueva edición.

Sobre estas líneas, podrás ser parte de un sneak peek de lo que verás en las páginas de Velvet: Desde Suiza la diseñadora de joyas Susi Prinz, reconocida en revistas como Elle, Feroce Magazin, L´Officiel y Glamour cuenta que cada pieza relata una historia, donde lo lúdico y las texturas son protagonistas. Además, la venezolana Yleana Yépez habla de cómo sus viajes por el mundo han inspirado cada una de sus creaciones.

Debo confesarles que el editorial de moda inspirado en el 150 aniversario de Lewis Carroll, fue uno de mis favoritos. El extraordinario team que colabora con nosotros desde México, hizo un trabajo impecable con la reinterpretación del clásico “Alicia a través del espejo”. Sólo me queda compartirles el link de la edición digital para que la descargues y disfrutes de un sortilegio visual cargado de texturas.

Caracas de mis amores

 

Caracas de mis amores3

El lienzo divino que se ha convertido el cielo caraqueño durante el mes de enero, ha levantado una gran cantidad de elogios en las redes sociales de los venezolanos. La imagen que está sobre estas líneas, la tomé desde mi ventana el día 2  a las 5.00 de la tarde. El juego de rosas con algunos vestigios púrpuras daban la bienvenida al nuevo año, las oportunidades que están por venir y sobre todo, era un suerte de símbolo de optimismo y  alegría que experimentamos los venezolanos desde el pasado 6 de diciembre.

Caracas de mis amores

 

Ayer, 5 de enero salí acompañada de mi madre al encuentro en La Hoyada en Caracas, acompañadas de miles de personas, que celebraban la llegada de los diputados electos por mayoría de votos en los comicios parlamentarios del 2015. Por primera vez me di el lujo de sacar el teléfono sin temor alguno, quise capturar la majestuosidad arquitectónica de Caracas, un esplendor heredado del urbanismo de antaño, y que el actual desgobierno se ha encargado de envilecer con imágenes proselitistas del finado.

Caracas de mis amores1

Jamás había caminado por el centro de Caracas con tanta paz, sin sobresaltos  y con una esperanza abrumadora sobre mis hombros. Lo vivido ayer fue el epílogo de lo que viene, miles de venezolanos que rescatan la ciudadanía, las calles, la sonrisa y desempolvan la fe por el futuro. Jóvenes de todas partes del país saltaban entre viñetas tricolor, rodeados por las siete estrellas, sí, las de antes que de seguro serán nuestro presente.

Les comparto un blog extraordinario que rinde honor a mi Caracas, la de Andrés Eloy Blanco y la del Cinetismo de Cruz Diez. Chromatic Inventory of my City by: Flavia Rainone

Caracas de mis amores2

Experiencia Pantone.

Nombre: Torres del Centro Simón Bolivar (Torres de El Silencio) 1954.

Ubicación: El Silencio.

Autor: Cipriano Domínguez.

Fotografía: Flavia Rainone.

Caracas, Venezuela. 2015.

#VotaLos: No tenemos otra opción

CVOXD--WEAEg2mX

La abstención no es la solución ante el desgano y el cansancio de la labia inquieta de los políticos venezolanos. Por quinta vez participo en un proceso electoral, no por obligación, sino como una ciudadana que desea ser parte del cambio.

Los desmanes que han hecho quienes están en el poder -por el legado beneplácito asentado en la imagen eterna de un moribundo-, nos exigen activar uno de los pocos derechos que nos quedan: ejercer el voto. Un domingo más, a mis 34 años de edad, represento al partido por el que mi abuelo entregó su vida.  Gracias José de Jesús por tu legado, luchaste por una democracia con sentido social, ayudaste a tantas personas en el barrio. Por ti y por esa democracia fundada aquel 23 de enero de 1958 ejerzo mi derecho al voto.

Este domingo . .

Imagen: Masseratti  2 Litros

Febrero de convicciones

1 Las lunas, los secretos, las luces, lo incoloro, lo vibrante y lo asfixiante. Muchos inicios se esconden cual lobos rapaces, entre las hojarascas, las montañas y trajes de corbata. Aunque es un día en que todos celebran San Valentín, tarjetas Hallmark, ramos de flores comprados a última hora en la esquina más cercana de tu amada. El mío es de distensión, agradecimiento por lo vivido, por brillar y ser buscada por mi talento… y eso aprecio a sí mismo.

Lo esencial es invisible a los ojos, una frase que no sólo aplica para lides amorosas, también aplicable a situaciones laborales, interpersonales y hasta sociales. Algunos recién posados en las riquezas, atestados de soberbia, maldad, y de un proceder que denota lo que coexiste en sus adentros.

Como diría Cerati “de lo que me salvé”. Ofertas engañosas y de mucho vendedor de espejitos mágicos a cambio de succionar lo mejor de ti, de tu talento y de aquello invaluable: tu paz.

El mes más corto del año trajo consigo una marejada de emociones. Se llevó a alguien especial con quien pude vivir situaciones un tanto raras de esas de películas. Una linda amistad que también hace su gira de vida con un tren al sur a la mano. Me encanta quitarle un poco las telarañas a este blog y compartir con ustedes mis pensares. Arte vía @Chromatic_media

El arte de saber decir adiós

2009

Diciembre y sus designios se han convertido en un punto obligado de despedidas semanales, de valijas, recuerdos y regalos sobrantes que no pueden ser parte de los 33 kilos permitidos en cada recuadro con ruedas, en los cuales tu vida no tiene cabida por completo.

En medio de las cámaras, laptops, luces, ropa y hasta indumentaria musical he sido parte de testimonios familiares enternecedores. Uno de los últimos, mi amigo de la universidad Marcos, un gran editor, productor y camarógrafo venezolano emprendió su nuevo futuro en el sur. Al ser parte de este instante, una de sus tías trajo consigo a su casa una cadena con un anillo, perteneciente a su abuelo, un inmigrante que vino a darlo todo en Venezuela. Tanto que su herencia floreció hasta verse en un suelo infértil desde la llegada de Chávez al poder. El traspaso sanguíneo inmigratorio tocaría a Marcos, uno de los herederos de esa tradición viajera, al ser el primogénito que sembrará las bases para todos aquellos que quieran seguir sus pasos.

Una semana antes, otro de mis grandes amigos, confidentes y compañero de proyectos emprendió su rumbo al mismo lugar que Marcos, unos días antes pudo ser parte de una estadística fallida en medio de una autopista en manos del hampa. No era su día y menos la hora del cese de su existencia. Sabía de antemano el sorteo de sus dados,  una apuesta plena a la paz y  un bienestar seguro fuera de la Venezuela sangrienta que trajo consigo la “revolución del siglo XXI”.

Doce, número  par  de despedidas

A principios de este doce uno de los testimonios que más me sorprendió fue el de Rafa y Gladys, ambos unos de mis mejores amigos, son pareja desde hace siete años, cercanos a mi entorno, tanto que mi suelo era su techo, y mis paredes sus cornetas al ver películas con el subwoofer, hacían de mis domingos  todo un escándalo vibratorio. Desde hace nueve meses planeaban y soñaban con el plan concretado, ellos aprovecharon los convenios internacionales aún vigentes para dar forma a su plan de escape. Ahorros, silencio y mucho esfuerzo fueron tres factores que demarcaron su éxito.

El momento de esa despedida en particular fue más  bien de un hasta luego, su fortaleza y esperanza iluminaron toda desesperanza en mi persona. Toda comodidad quedó disipada y nuevos bríos invadieron mi espíritu. Cada rostro, testimonio y esfuerzo quedó marcado en mi memoria. Sus palabras, sacrificios impulsaron de cierta forma la fecha de expiración de mi permanencia.

Una nueva especie

En la tercera semana antes de finalizar  el año una nueva especie tomó forma invisible de Mar Caribe. La protección de la excusa sirvió para alargar durante una semana la muerte sostenida, la terapia intensiva se hacía cada vez más usual. Los temas repetitivos, los esquemas de abordaje no sorprendían y la intuición ya había echado sus cartas. Este adiós no me tomó por sorpresa, la distancia  había sido practicada al pie de la letra.

Todo queda así en un final sostenido cual nota musical…

Cuando la violencia toca tu puerta

2

La violencia tiene muchas caras, formas, expresiones, miradas, frases y escondites. Hasta algunas tonadas de infancia, ladrillos y cercadas. Una mirada un tanto afable que la convierte en cotidiana, tan parte de ti, que piensas que es tu segunda piel. Engaños y percepciones borrosas de quienes la justifican y ven a sus ejecutores con ojos de afecto, un tanto enfermizo al punto de encender velas en su nombre.

El sometimiento del poder del que fue víctima y ahora es victimario es una sensación que les genera adrenalina, superioridad y hasta soberbia. Pecados capitales o no , es simple, el círculo se vuelve asfixiante. De vez en cuando las personas alzan la voz, dicen cuanto adverbio, sustantivo y símil se les pase por la cabeza. Un ejercicio de proyección que va y viene hasta volverse en algo habitual.

La pobreza no sólo física sino también espiritual les sale por los poros -naturaleza innegable- que los suspende al límite. Un dejo de sus fallidos, el sometimiento del cercano, la fricción del lejano y la ofuscación del que salió de sus entrañas.

El país de los tuertos en donde el ciego es el rey, la reina alfa de las manadas venezolanas es esa mujer que combina lo masculino en lo femenino,  demarca el matriarcado latinoamericano y la puja de la herencia enrarecida entre sus vástagos.

Una pandemia generacional que corrompe los patrones sanos de  la convivencia social. Lidera la ausencia de respeto, especialmente en féminas con patrones enrarecidos y hombres que viven bajo las faldas maternas.

Freud tenía razón nos decimos, se dicen, me digo una y otra vez. No importa a dónde huyas, los mares que cruces, la pequeña libertad que te inventes tras un viaje, ella y él siempre vivirán en tu inconsciente hasta que pongas el fin de ese patrón de carencias que te implantó alguien que no fue tan ajeno a ti.

La violencia en cualquiera de sus formas no debe ser una tradición vista desde el diván. Cada vez se ha vuelto más común en las calles, urbanizaciones, barriadas, avenidas, trabajos, entre relaciones interpersonales, familiares y pare usted de contar. Esa pequeña Venecia de ensueño se ha convertido en el monstruo alimentado por nuestras perversiones, carencias como sociedad e individuos y el placer del caos que existe en cada uno de nosotros.

Metas y excelencia por cumplir

Metas y excelencia por cumplir

En casa acompañada con el goteo de la brisa de este domingo y su regalo líquido estelar. Nunca me han gustado los domingos demasiado movidos. Al séptimo día vio que su obra era buena y decidió reposar. Sí, un stop a las ideas, lo porvenir, por concretar, por caminar, por analizar y por decidir.

La parada necesaria de ti, de él, de ella, de ustedes, de mí y del resto. Entre sabanas música de Grimes, lentes para leer, un té con leche, un croissant de manzana y mis ganas de |sencillamente no hacer nada. Tengo la costumbre de leer noticias, TL ajenos de quienes sigo, blogs y sites que son mi santuario.

Mi sábado fue movido y dedicado a mí, al crecimiento profesional e intelectual. A ese nutrirse un poco para no quemarse en un mismo puesto, bajo la misma ordenanza y el mismo color de las paredes. Los cambios se dan conforme los decidas y yo decidí el mío. Agradecida a la providencia, las amistades, los consejos y a esa voz interna que te dirige (para bien o para mal) lo que se debe hacer.

Hasta para ti también hay un stop…