Venezuela herida de bala

 

The police and the National Guard keep hiking their sadism. Yesterday’s march barely reached José Lazo Martí avenue and you could smell the tear gas farther down in the arepera Misia Jacinta. Avenues Tamanaco and Venezuela in El Rosal turned into shelters for protesters, as they repeated the tactic of advancing and retreating to the…

a través de Official sadism — Caracas Chronicles

Anuncios

Adiós a las buenas costumbres

6

Nunca entendí en qué demonios se convirtieron gran parte de los hombres venezolanos. No puedo aseverar que son todos pero al menos sí un grueso de ellos. Tengo 33 años de edad, he vivido a Caracas en todo su esplendor, desde las épocas más under hasta el snobismo a ultranza, el rock, el punk, la era electrónica, las reuniones por mailing list del 97 y pare usted de contar.

En todo este tiempo he conocido seres enigmáticos, algunos apasionados y otros que viven aprisionados por sus propios temores. En el presente se posicionó una nueva raza que aún desconozco y me cuesta entender.

La masculinidad en mi país ha involucionado, los hombres se han vuelto más liberales en lo que respecta al galanteo a una mujer. Todo es directo, sin un minuto de publicidad, ya no hay transacción de venta de imagen, el ahora es una imposición de tómalo o déjalo y si lo dejas no hay problema… formarás parte de mi extenso listado de posibilidades cuando me aburra del nuevo target por alcanzar.

Muchas veces dije que el hombre venezolano me aburría, hasta que precisamente pude comprobarlo. Esa verificación de teorías me hizo estar expuesta a una nueva cultura, otros valores y lenguajes más profundos a la hora de amar.

El reflejo de la crisis institucional, gubernamental y económica no sólo se evidencia en los estratos más básicos del día a día, también han hecho mella en la convivencia de pareja, el salir a conocer a alguien se ha vuelto un coitus interruptus emocional, sin profundizar, las salidas son una excusa barata para conseguir placer y si te he visto ni me acuerdo.

La liviandad del ser “chapada a la antigua” o de avanzada, me da un poco de risa, quienes me conocen saben que no hay nada más alejado que determinarme como chapada a la antigua. He optado siempre por la apertura mental, el dejarse fluir y el interés de conocer más allá de las caretas. No obstante, esta generación, mi generación colada con las nuevas manieras de la crisis optan por la inmediatez, la flojera emocional escondida en una supuesta personalidad y la arrogancia de creerse el mejor postor en medio de una competencia que no tiene sentido.

Lo antes expuesto es un compendio de razones que me decepcionan de mi entorno, supongo que las mujeres han fortalecido esta conducta pero como las generalidades suenan odiosas, también existimos un remanente que no se apega a las costumbres pero sí a la consideración de tu oponente, ese que se convertirá en tu amante furtivo y no sólo un esclavo que aligera tus cargas físicas…

Pues sí: #SinPapelNoHayPeriódico

Pues sí:  #SinPapelNoHayPeriódico

Algunos creen que todo lo que estamos viviendo los venezolanos son cuentos de camino y que nunca llegará la consecuencia de las pésimas medidas gubernamentales a la puerta de tu casa, oficina, tienda o tigre con el que te sostengas.  Recientemente varios periódicos se han visto afectados por la no liquidación de divisas para la adquisición de papel en Canadá, materia prima importantísima con el que se imprimen miles de ejemplares, libros, revistas y diarios. Tales productos editoriales se traducen en miles y miles de empleos directos e indirectos que incluyen periodistas, fotógrafos, diagramadores, editores, secretarias, personal administrativo, vigilancia, personal de limpieza, pregoneros, kiosqueros y los que distribuyen el producto final al interior del país.

Lo antes descrito no significa solamente una violación al derecho de la información también y es la vulneración al derecho al trabajo de millonesde venezolanos. Conté con la inmensa fortuna de haberme formado en los mejores medios del país, aunque algunos están desaparecidos como el caso RCTV, me pregunto ¿qué será de los estudiantes que están inscritos en escuelas de periodismo? ¿dónde van a ejercer? ¿dónde van a hacer las pasantías? Poco a poco cada esfera de lo que compone la sociedad venezolana se ve afectada por esta economía y sus engorrosos sistemas cambiarios.

Contrariamente a unirme a la queja constante que se ha hecho parte del ADN del venezolano; cruzo la acera de al frente y exijo que mis derechos y el de muchos sean respetados.

Vienen acciones civiles por la vía de la paz para manifestar nuestro desacuerdo y preocupación por lo que estamos viviendo como ciudadanos que laboramos en medios de comunicación.