Todo regresa a su lugar

todo-regresa-a-su-lugar

 

Luego de algunos meses de ausencia, decidí retomar el timón del que ha sido mi sitial, desde hace unos cuantos años. El enfocarse en otros y dejar de lado lo que te diferencia, sigue siendo una de las peores decisiones  que tomamos los profesionales del periodismo y la escritura. Suena sencillo eso de hacer equilibrio entre lo personal y el trabajo, sin embargo Venezuela y sus menudencias son bastantes particulares, cual balanza el peso se traslada más de un lado que del otro. No obstante, me siento sumamente agradecida ante las vicisitudes, el abrigo del omnipotente nunca me ha abandonado, las amistades fieles y el aprecio de los colegas; pese a la contraposición constante.

Les comparto un poco de la visión que he tenido en este primer trimestre del año. Es sin duda, una pequeña captura o como bien dicen la fotografía de un momento.

Fin intrépido

 

Desde el génesis, el tempus y sus propósitos han marcado la complejidad de los días, las horas y los años. Los sueños, proyecciones y edificaciones son una constante producto del devenir, reducido a una cuantificación abstracta del pensamiento. El aquí y  ahora es una consecución del ayer, de un cambio significativo que puede variar conforme al bagaje de quien lo observa. Al revelarse los vestigios que conforman una verdad, puedes ordenar los sucesos en secuencias, establecer que el pasado no puede erigirse sin futuro, y los eventos son una seguidilla formada por la simultaneidad. Aunque exista un ardid que intenta ocultar los hechos, la teoría kantiana nos dictamina que el alma intuye al tiempo en su forma, gracias a la virtud, mejor conocida como el proceso interno del hombre, esta introspección ayuda a clarificar el movimiento relacionado con la conducta de los otros y la propia como un mero acto reflejo. En esa inmersión cuasi religiosa puedes traducir lo oculto, aquello que alguna vez te hizo cautivo se vuelve indeleble como la arena dentro de un reloj antiguo.

 

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado”.

Eclesiastés 3: 1-2

 

 

 

 

 

Anuncios

Mi 2016 en imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi 2016 se resumió en: trabajo y conceptos por doquier. Un año de despertar creativo, conocimiento de grandes en sus áreas de desempeño, partners, mucho talento y sonrisas. Un año bisiesto que concatenó al pie de la letra los refranes de las abuelas, sin embargo no me quejo, doy gracias a Dios por lo vivido y los  retos. Junto a seres que se ganaron mi aprecio como el visionario del emprendimiento y la moda Jorge Malavé,  fotógrafos que dieron su visión única a los conceptos que materializamos en las páginas de Velvet Magazine como: Luis Enrique Bolívar, Ana Lorena Mendez, Rafael Franceschi y Alejandro Lee; el arte del estilismo y el MUA en las manos de Jesús Palencia y  “La China” Padrón,  amigos que colaboraron en la edición aniversario, mi agradecimiento infinito a mis colegas y Roberto Rodríguez y Ligia V Gaspard. La tinta, imágenes y conceptos no pueden cobrar vida sin  un equipo detrás que mueve lo hilos de la materialización. Aprovecho en mencionar a Andrea, uno de mis mejores assets quien con su alegría y disposición ha sacado a flote cualquier cantidad de rayos en medio de las ediciones.

Sobre estas líneas, podrás ver algunas de las sesiones fotográficas pertenecientes a las ediciones The Art Issue belleza (invierno), The Art Issue aniversario y The Art Issue abstracción (otoño).

No cabe más que decir gracias a mis agentes del arte, la sapiencia y la convicción de las letras.

The Art Issue: Textura

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace apenas una semana atrás, pude experimentar el grato olor a tinta, sí esa que plasma en pliegos las ideas, las planificaciones editoriales, los desvelos, la creación y los retos. Finalmente la edición número 36 de Velvet Magazine llamada The Art Issue: Textura, llegó a la mano de los lectores, anunciantes, entrevistados y por supuesto al equipo editorial que conforma este medio impreso. Tal y como compartí con nuestros  lectores en el Profeso de mayo; toda obra que sea considerada una pieza de arte estimula los sentidos del espectador. La percepción táctil, visual y olfativa nos hace retrocedera la etapa de experimentación humana, aquella considerada primitiva, a veces tan anhelada y libre de conciencia.

Las texturas como forma de expresión, vista desde la magnificencia de las joyas; el movimiento de la caja de un guardatiempo, el legado de un modisto consagrado, el lienzo de la impresión del óleo, los trazos de la tinta de Cervantes y la mítica obra literaria de Lewis Carroll, son el eje central de esta nueva edición.

Sobre estas líneas, podrás ser parte de un sneak peek de lo que verás en las páginas de Velvet: Desde Suiza la diseñadora de joyas Susi Prinz, reconocida en revistas como Elle, Feroce Magazin, L´Officiel y Glamour cuenta que cada pieza relata una historia, donde lo lúdico y las texturas son protagonistas. Además, la venezolana Yleana Yépez habla de cómo sus viajes por el mundo han inspirado cada una de sus creaciones.

Debo confesarles que el editorial de moda inspirado en el 150 aniversario de Lewis Carroll, fue uno de mis favoritos. El extraordinario team que colabora con nosotros desde México, hizo un trabajo impecable con la reinterpretación del clásico “Alicia a través del espejo”. Sólo me queda compartirles el link de la edición digital para que la descargues y disfrutes de un sortilegio visual cargado de texturas.

Lorenzo Vigas: “Sueño con que las personas volvamos a hablar”

Lorenzo Vigas: “Sueño con el hecho de que las personas volvamos a hablar”

Suelo compartir (cuando tengo chance) parte de lo que hago en mi día a día, hace una semana fue publicada en la revista OK! Venezuela la entrevista que hice al cineasta venezolano Lorenzo Vigas. Debo decirles que fueron unos cuantos años detrás de esta película que sabía que iba a ser noticia. En mi periplo detrás del filme, su preproducción, producción y posproducción, algunos obstáculos me impidieron estar presente en la rueda de prensa que Lorenzo dio en su casa paterna. Como la constancia es uno de mis fuertes, estuve atenta de su participación en los festivales de cine más importantes del mundo.

Soy una creyente ferviente de la libertad de acceso a la información, así que he aquí a leer:

Ricardo JiménezProducción
CNAC serie “Rostros del cine venezolano”/ Fotografía: Ricardo Jiménez/ Producción: Omar Mesones

El cineasta venezolano, hijo del desaparecido artista plástico Oswaldo Vigas, confiesa en exclusiva para OK!, desde España, cómo se siente al ser el primer latinoamericano en obtener un León de Oro en el Festival de Cine de Venecia, además de celebrar con nuestros lectores que va ser padre el próximo mes de diciembre

________________________________________________________________________

La sensibilidad artística es un don que se hereda, al estar sumergido en un entorno que estimula la expresión del ser humano. Una muestra fidedigna de ello es Lorenzo Vigas Castés, hijo de uno de los grandes maestros del arte contemporáneo latinoamericano el valenciano, Oswaldo Vigas, quien falleció hace más de un año y de cuyo legado he tenido el privilegio de conocer de cerca.

Lorenzo desde pequeño creció entre artistas, literatos, caballetes, lienzos, pinturas, al lado de Janine Castés, su madre, de quien solo sabe decir múltiples elogios que ensalzan su carácter afable y cariñoso. Al adentrarse en los años, estudió biología molecular en los Estados Unidos, con el fin de saciar la curiosidad de saber de qué estaba hecho el hombre. Al decidir que su pasión era el cine, quiso profundizar en este arte al formarse académicamente en Nueva York. Al regresar a Caracas, este oriundo de Mérida trabajó en Bolívar Films y Cinesa,  dirigiriendo documentales y anuncios publicitarios para cine y televisión. En la capital, se codeó con el director y guionista mexicano Guillermo Arriaga, laureado por filmes como: “Amores perros”, “21 gramos” y “Babel”, entre otros. Luego de este encuentro fortuito, decidió radicarse en México para perfeccionarse en el desarrollo de guiones al lado de Guillermo. Una sabia decisión que lo encauzaría a alcanzar uno de sus mayores logros: un León de Oro en la 72ª edición del Festival de Cine de Venecia, por su ópera prima “Desde allá”.

Te convertiste en el único director latinoamericano en haberse ganado un León de Oro en Venecia en una selección oficial. Además, que dejaste de ser un desconocido para festivales de cine como los de Toronto y el de San Sebastián, España. Cuéntanos qué se siente vivir esta experiencia…

Te soy sincero, me siento igual (risas). Al llegar al Festival de Cine de Toronto tuvieron que pedir cuatro salas más para exhibir el filme, porque la primera quedó abarrotada. El público estaba eufórico por ver “Desde allá”: después de la exhibición fue increíble la ronda de preguntas y respuestas. La película tiene ese efecto en el espectador, te deja pensando, y el resultado de ese efecto se nota en los encuentros con la prensa internacional. Ha levantado mucho interés, y eso es interesante.

 Además de dedicarle este logro a Venezuela, debes tener presente a tus progenitores, especialmente a tu padre, con quien compartiste la pasión por el cine desde pequeño…

Principalmente se lo dediqué a mis padres, porque ellos nunca me exigieron nada. Siempre me dejaron hacer lo que yo quería. Tuve el privilegio de compartir muchos años de mi vida con ellos, la relación con mi papá fue muy cercana, y mi mamá es un ser maravilloso. Ellos son lo más importante de mi vida y les debo todo. Después, uno va haciéndose su camino; también le debo mucho a mis fuentes de inspiración. El primer director que hizo prendarme del cine fue Bergman y luego Pier Paolo Pasolini.

Actualmente eres una suerte de embajador de Venezuela, con tu ópera prima…

Sí, en el Festival de San Sebastián una periodista australiana conoció al país a través de la película. Ella tenía muchas preguntas de lo que nos ocurre. Eso me da mucha alegría, porque no hay nada mejor que hablar de dónde vienes.

 Has comentado que a veces “no tenemos un problema de autoestima, sino de aceptación”, ¿a qué se debe ese pensar?

Esta afirmación no la hice refiriéndome a Venezuela. En este momento el mundo está muy atento a lo que está ocurriendo en Latinoamérica. Algunos creen que actualmente se está haciendo un mejor cine latinoamericano. Todo lo contrario, siempre han existido grandes referentes. La diferencia es que ahora somos más conocidos. Por otro lado, confieso que sí estamos haciendo productos muchos más interesantes, porque somos un continente que se está cristalizando a través de las historias que tenemos por contar. Somos muy complejos con todo lo bueno y lo malo que tenemos los latinoamericanos, añádele a esto lo que tenemos por contar hoy en día los venezolanos.

¿Al ganar un León de Oro crees que el mundo estará más atento a lo que ocurre en el país?

Sí. Gracias a esta cinta, muchos visionarios de festivales importantes dirigirán su mirada a Venezuela.

Tu película fue la segunda en la historia del cine venezolano que ha estado en una competencia oficial internacional, después de “Araya”, de Margot Benacerraf…

Mi gran referencia como cineasta ha sido “Araya”. Sin duda, es una obra maestra de Margot Benacerraf muy importante para el cine latinoamericano. Estoy muy feliz porque ella me llamó para felicitarme y también me ha escrito. La conozco gracias a mi papá. Ella vio un documental que hice de una exposición de él en París, cuando apenas yo tenía veinte años de edad. Me alentó muchísimo al decirme que debía continuar en esto. Recuerdo sus palabras: “debes seguir tienes buen ojo para el cine”. Es algo que hoy por hoy le agradezco. Me hizo muy feliz que ella me haya buscado tan entusiasmada al conocer la noticia de Venecia.

¿Te convertirás en un mecenas del cine nacional?

Más que un mecenas el hecho que exista la película es una buena referencia para los jóvenes. Al verla podrán darse cuenta lo que podemos hacer en el país y no amilanarse al saber que todo es posible. Cuando llegamos a Venecia, nadie del mundo del cine podía creer que un venezolano estuviera allí en una selección oficial. Mi consejo es que trabajen muchísimo por lograr sus sueños. Yo lo hice con este proyecto, y logré llevarme un premio.

En qué momento decidiste pedirle ayuda al director mexicano Guillermo Arriaga, y cuándo Edgar Ramírez forma parte del proyecto…

 Guillermo y yo somos muy amigos. Un día, estando en Caracas, le conté que tenía una historia que quería llevar al cine, a él le encantó cuando se la compartí. Nos caimos muy bien desde que nos conocimos, me dijo que quería ayudarme a hacer esa película. Me fui a México a trabajar con él porque necesitaba acumular experiencia para hacer mi primera película. Debía fortalecer la parte escrita porque lo visual lo tengo muy claro, es algo que tengo muy en mí al ser hijo de un artista plástico. Hice fotografía y muchas películas caseras. Tenía claro la parte formal de cómo hacer cine, solo me faltaba fortalecer la escritura. Edgar lo supo desde que empecé a escribir el guión. Somos amigos de toda la vida. Nos conocimos en la Universidad Católica Andrés Bello. Perdimos el contacto unos años. Al terminar de filmar nos reencontramos y él inmediatamente se ofreció a ayudarme. Me puso en contacto con muchas personas. Me presentó a quien sería la editora de la película, la brasilera Isabela Monteiro de Castro. Me ayudó muchísimo y por eso es uno de los productores de “Desde allá”.

 Muchos podrían decir de tu cinta que está cargada de un amor homoerótico; sin embargo has comentado que el enfoque real es generar diálogo…

El fin de la película era generar diálogos. Tengo esperanza de crear esto. Hice una obra muy honesta y cuando haces algo honesto hay gente que lo va a aceptar, y otros que lo van a rechazar. La película toca temas álguidos, polémicos y muy controversiales, que tienen que ver con la realidad del país. Sé que las personas van a querer verla, no por el premio, si no por la tensión que te genera el tema. La historia es interesante de principio a fin. Es importante generar una discusión a partir de temas que son parte de la realidad política y social de Venezuela. Insisto, tengo esperanza que esto ocurra.

En cierta forma el hecho que te busquen de medios extranjeros para saber de Venezuela es una forma de diálogo…

Sí. Me han buscado periodistas de todas partes del mundo hasta de Turquía. La película está generando mucha curiosidad.

 ¿En algún momento dudaste del alcance internacional que tendrías con este filme?

Cuando la hice y la vi terminada, dije: Oye, algo bueno puede pasar con esto. Por otro lado, es duro, porque hay muchas películas buenas que quedan en un limbo al no tener la oportunidad de llegar a un buen festival. Cuando sucede eso le quitas la oportunidad a la gente de ver una buena cinta. Esto ocurre con la mayoría de las buenas películas. El cine suele ser muy cruel; si no te agarra un buen festival te puedes quedar ahí. Sabía que esto podía ocurrirme a mí pese a tener un algo con fuerza entre las manos. Confieso que cuando recibí la carta que me informaba que quedé seleccionado en el Festival de Cine de Venecia, fue un alivio.

En “Horizonte Latinos” del Festival de San Sebastián estuviste rodeado de grandes cineastas..

Particularmente, este año, la selección fue muy robusta y estuve entre grandes obras en exhibición. Un ejemplo de ello es el filme guatemalteco de “Ixcanul” de Jayro Bustamente, el cual ganó en Berlín, “Club” de Pablo Larraín que también fue reconocida en Berlín, la película “600 millas” de mis amigos Gabriel Ripstein y Michel Franco se alzó con el premio a la Mejor Ópera Prima de la Berlinale y también fue galardonada en Cannes.

 foto 610.Vigas_with_son_Lorenzo_Vigas_at_Vigas-Residency_in_Caracas_20001

“Mi padre, la mayor inspiración”

 Para quienes estuvimos frente a frente al maestro Oswaldo Vigas no es secreto el amor profundo que sentía por Lorenzo. Una relación que rebasó los límites entre padre e hijo, al punto de convertirse en verdaderos cómplices al tener en común la pasión por el cine y la observación del género humano. El artista venezolano fue un verdadero mecenas del cine nacional, especialmente el merideño, sensibilidad que transmitió a su primogénito desde que era tan solo un infante.

Cuéntanos en qué etapa está el documental basado en la vida de tu padre “El vendedor de orquídeas”…

Yo no habría podido hacer “Desde allá”, sin haber pasado el proceso de hacer este documental. Para mí, fue muy importante esta experiencia porque aprendí mucho sobre cine, y de mí como ser humano a través de mi padre. El documental lo estoy terminando en este momento. Espero sacarlo para el año que viene.

Has comentado que “Desde allá” forma parte de una trilogía que inició con el corto “Los elefantes nunca olvidan”, y un nuevo proyecto de ficción que bautizaste como “La caja”, piezas que se enfocan en la paternidad…

He querido destacar la figura del padre ausente. No por mí, porque mi caso es todo lo contrario. Mi padre fue un hombre muy cariñoso y un gran amigo. Esta temática ha sido una constante, porque es una figura arquetípica latinoamericana. Me atrapó mucho este tema. No sabría explicar por qué.

¿Qué viene después de “La caja”?

Un cuarto filme que no tiene nada que ver con esa trilogía. Aún no lo defino muy bien pero sé que no repetiré el arquetipo del padre que abandona.

Supimos que vas a ser padre en diciembre. Sin duda, estás rodeado de buenas noticias…

Sí, va a nacer mi primer hijo el próximo mes de diciembre. Me casé, y voy a ser papá.

Has afirmado en varias entrevistas con medios internacionales, que te defines como un obsesivo compulsivo. Sin embargo, también hablas que tienes un lado irracional…

Sí soy obesivo compulsivo y tengo un lado irracional. El arte tiene ese lado irracional, si no le dejas ese espacio, pasa a lo racional y pierde la fuerza de transmitir y conectar emociones con la persona que lo ve. Hay un momento que no es racional y tampoco es planificado. Cuando diriges, esto sucede en el set. Por eso es importante tener tu espacio bien sea para dirigir o para escribir. Uno está entre la razón y la creación.

 ¿Qué sueñas para Venezuela?

Sueño con el hecho de que las personas volvamos a hablar. Las diferentes clases sociales deben conversar entre sí. Los gobernantes también deben hablar con el pueblo, sin hacer distinción social. En Venezuela perdimos el diálogo y hay que recuperarlo porque es algo que nos define. Es un trabajo que nos involucra a todos. De mi parte, intento impulsar el diálogo con el cine porque es lo que sé hacer. La responsabilidad que todos debemos asumir para lograr esto también es trabajar. Al trabajar se construye un país.

————————————————————————————————————————–

Agradecida infinitamente a Yajaira Nuñez y a Alejandro Celedón, por permitirme este encuentro que permite difundir el talento venezolano.

El contenido es libre y más si se trata de descargas

015IVAN DUMONT BY CHECHE DIAZ22

En esta era digital el contenido es libre y de fácil acceso, es por ello que quiero compartiles  la entrevista que realicé al fotógrafo Iván Dumont, conocido por impresionantes editoriales de moda para Vogue, Elle París, Telva, entre otras y su salida abrupta del Miss Venezuela, la cual que capturó la atención de medios impresos, digitales y televisivos. Puede sonar recurrente pese a que algunas trabas fueron halladas en el camino, gracias al Altísimo éstas quedaron en un mero recuerdo como parte del pasado. Sin mayores preámbulos, aprovecho mi sitial para que disfruten de este arduo trabajo hecho con todo el corazón por parte del equipo  que integra el Bloque DeArmas, a quienes agradezco infinitamente el apoyo concretado en esfuerzo y materializado en miles de ejemplares distribuidos en todo el país. Ha sido una excelente manera de cerrar un ciclo para dar paso a otro con miras a la internacionalización,  gracias a un proyecto ambicioso del BDA. Luego les hablaré con más detalle de éste…

Descarga en PDF AQUÍ:

Edición 106 OK! Venezuela

Así es la nueva ¡Hola! Venezuela

Imagen
Venezuela despide al tío Simón
Imagen
Un especial dedicado a la noche más esperada del año: los premios Oscar

En medio de la convulsión de los días, las exigencias y la falta de papel ¡HOLA! Venezuela se ha mantenido firme pese a las adversidades. El equipo que compone este prestigioso medio impreso ha estado a la caza de la información más exclusiva y los personajes más relevantes del mundo del entretenimiento. La edición  40 rindió un sentido homenaje a la impecable trayectoria del cantautor y compositor venezolano Simón Díaz. Un hombre que colmó de honores a su tierra y  fue bendecido con un espíritu inquebrantable que lo dio todo por su llano, familia y el país. Los ojos del mundo se posaron en nuestro tricolor y artistas, modelos y cantantes brindaron su apoyo irrestricto, desde los Premios Lo Nuestro, por los hechos violentos que hemos vivido a lo largo de 45 días.

Por si fuera poco en la nueva edición que circulará este jueves decidimos hacer mención especial a todo lo ocurrido durante la premiación de los Oscar de este año. Sin duda, uno de los más divertidos de las ediciones anteriores que estuvo colmado de sorpresas que dieron un twist favorable a este evento. El cineasta mexicano Alfonso Cuarón fue uno de los más elogiados por su odisea espacial “Gravity”, otra estrella de la noche fue  el actor y cantante Jared Leto hizo un alto en su discurso de agradecimiento por el premio a Mejor Actor de Reparto por “Dallas Buyers Club”, en que Venezuela e Ucrania fueron las protagonistas de ese momento estelar. Asimismo, tuve la oportunidad de entrevistar a la estrella juvenil Emeraude Toubia quien reveló todos los detalles de su carrera artística y cuán cercana está al cantante Prince Royce.

Espero que les encante tanto como a nosotros este nuevo trabajo del staff que compone a ¡HOLA! Venezuela

 

Jenn

Lo Mejor del 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Así fue mi 2013, un resumen en imágenes, un collage de emociones y metas cumplidas. Agradecida por la oportunidad de conocer seres increíbles, concretar mis metas como profesional y la creación de mi propia empresa de mercadeo digital: Chromatic Media.

¡El mejor inicio de año para todos!

Jenn