El eterno devenir del cambio

IVAN DUMONT BY CHECHE DIAZ
Iván Dumont: “Cerré un capítulo de mi vida con el Miss Venezuela”

No en vano en la sabiduría popular predomina el dicho: “una imagen vale más que mil palabras”. Todo ser humano suele ser subjetivo, dependiendo del bagaje que lleva consigo, los tabúes, los valores, las proyecciones psicológicas y de la madera en que se está hecho. Durante los últimos meses, evidencié lo variopinto de los medios venezolanos, el talento que hay dentro de sus estructuras, las pugnas de poder por actuar como una suerte de cacique, algunas personas asidas con la balanza bien equilibrada de la justicia y el apoyo de muchos de los que me rodearon, en especial de los que tienen el mayor peso.

Debo confesarles que estoy orgullosa de haberle brindado oportunidades a algunos por los que nadie apostó, siquiera un centavo por aquello del menosprecio establecido en guettos desiguales, a profesionales noveles  con un inmenso deseo por crecer y aprender todos los recovecos del mundo editorial y aquellos magos del encuadre y las luces, esos de los que avivan un texto junto a la composición gráfica del mismo.

De mi última entrevista en OK! Venezuela puedo decir que fue un gusto abrir el confesionario personal y editorial a una figura como la de Iván Dumont, con quien me topé en infinidad de ocasiones en Televisa, en los pasillos de El Nacional, en ¡Hola! Venezuela y viajamos a República Dominicana con una pauta en común entre risas, historias y muchas confidencias. Una vez le dije que el talento levanta resquemor en quienes envidian lo que uno ha obtenido a pulso, y entre ellos un séquito de esos que se podría llamar farsantes.

Como me decía mi abuela “de todo hay en la viña del señor,” y en la zarza dañina hay un remanente que es fiel a los principios y actuán con valores. Me siento muy feliz de haber sido un instrumento de comunicación, no me quedé con una sola cara de la moneda y contrasté las partes, en el ejercicio de mi profesión nunca me quedé con una versión, indagué todos los indicios hasta llegar a una conclusión.

En los últimos meses he sido testigo de la ambivalencia humana, de las obsesiones, la maldad, la amistad, el interés, el crecimiento y la consolidación de mis sueños. Estreché lazos con quienes llamo mis “hermosotes” en términos de jocosidad, mis pequeños jóvenes padawan que sé que van a darle sentido a sus firmas personales y se destacarán del resto por su talento.

No me queda más que decirles gracias totales, les dejó el making of de esta producción de la entrevista: Enjoy!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s