Chappie, la historia de un robot con toques de Die Antwoord

Chappie un robot con aires de Die Antwoord.7jpg

La ciencia ficción como género futurista se ha convertido más en un tiempo presente, por aquello de haber pasado la barrera del milenio, los avances tecnológicos que veíamos como algo descabellado, la conectividad global y cierto desuso de la cercanía entre humanos son parte de esta nueva generación.

Para quienes crecimos con el anime japonés en la década de los años ochenta,  lo planteado por Robotech no era concebible en un futuro cercano. Menos aún la ultraviolencia de Akira y la convergencia religiosa con toques tech de  Neon Genesis Evangelion. El cine nunca se quedó atrás con propuestas que narraban la lucha entre los  humanos y las máquinas,  la sobrevivencia de un clan en medio de la nada o la invasión de seres que sobrepasaban en inteligencia natural o artificial al hombre, de éstas destacan  clásicos como: Blade Runner, Mad Max, Terminator y Alien con su aura post apocalíptica, entre otras.

Pasado el preámbulo, esta semana pude ver gracias a BlancicaChappie The Movie, del director de Neill Blomkamp, autor de Elysium y una de mis favoritas Disctrict 9 (de la que había escrito antes en este espacio), quien próximamente dirigirá Alien 5.

Chappie un robot con aires de Die Antwoord.4jpg

Tal y como nos mostró en sus dos cintas anteriores (que dan consecución a ésta como una saga), todas las acciones de este filme se centran en Johannesburgo, ciudad más grande y poblada de Sudáfrica, en la que al mejor estilo de Robocop, predominan la amoralidad, el crimen, las tribus urbanas, el narcotráfico y por supuesto la violencia. Los organismos policiales “un tanto desesperados”, acuden a dejar  sus responsabilidades  de resguardo a la ciudadanía,  en manos de la empresa fabricante de armas Tetravaal, cuya  presidente es Sigourney Weaver (buen anclaje para Alien 5), personaje calculador que ve todo en blanco y negro: ganancias vs perdidas materiales y no humanas.

?????????????????

 

Aunado a esto, el inicio del filme resuena con bajos que van y vienen con fuerza producto de la composición de Hans Zimmer más ciertos toques punk, rap rave de Die Antwoord.  Músicos que fueron las reales estrellas de esta cinta, que en algunas ocasiones dejaron en segundo plano al personaje de Chappie, como una suerte de product placement u homenaje un tanto extenso de 120 minutos. En mi opinión muy personal, por ser hija de películas que giraban en torno a músicos al estilo de Moonwalker, este enfoque no me molestó en lo más mínimo.

Al detallar entre toma y toma los enfrentamientos entre bandas, y particularmente la liderada por Ninja, Yo-Landi y  Amerika,  la historia va tomando forma en paralelo y con cámara en mano, como si estuviéramos en presencia de un documental. Mientras éstos se enfrentaban contra el jefe de la mafia llamado “Hippo”, Deon Wilson (Dev  Pabel) crea tras varias pruebas un prototipo de inteligencia artificial, es decir, una máquina dotada con emociones y libre albedrío. Al hacerle saber a  la directora de Tetravaal, Michelle Bradley más de su hallazgo, ésta le niega la posibilidad de probar dicho descubrimiento con sus creaciones cyborg. Motivo que lo impulsa a robar a uno de ellos, el cual fue herido y  estuvo a punto de ser destruido por considerarlo inservible. Después de esta escena es que comienza la verdadera acción de Chappie The Movie.

Wilson emboscado por la banda de Ninja y Yo-Landi entrega irremediablemente a Chappie, robot al que apodó así luego de darle inteligencia artificial a través de la codificación exhaustiva. Hagamos esto corto: El robot como un infante debe experimentar varias etapas previas a la madurez: niñez, adolescencia y adultez. En el filme sólo se plantean las dos primeras. Los de Die Antwoord asumen “la crianza de Chappie” con el fin de recaudar 20 millones de dólares que le debían a “Hippo”.

Chappie un robot con aires de Die Antwoord1 Yo-Landi con una forma más maternal de educar trataba a Chappie  un poco más sobreprotectora, en esta etapa de crianza también participó su creador Deon Wilson. Desesperado ante la candidez del robot, Ninja y Amerika buscan fortalecerlo a través del maltrato, y una de las peores vivencias al menos para mí mostradas en esta entrega: someter a un robot al escarnio, la indefensión y la maldad excesiva de los seres humanos, como manera de saltarse par de pasos en la escala evolutiva emocional y de conciencia.

Al vivir vejaciones, soledad, odio y violencia hasta el punto de ser quemado por completo, Chappie palpa  con dolor esa etapa tan crucial en que los traumas, y el color real de las personas te hace perder la fe en la humanidad. Curiosamente,  este suplicio es enfocado con fineza, luego de superar la primera prueba entre seres humanos. Chappie se sienta sobre una montaña de escombros con vista a la ciudad,  tras escapar de esta banda de forajidos. Allí  se consigue a un perro callejero, con el cual percibe calma y bondad. Digamos que para ser su primer maltrato social, este personaje a lo Jesucristo no guardó condena alguna ante la distorsión del género humano…

Chappie un robot con aires de Die Antowoord1

Gracias al Gps Chappie regresa a casa con la banda de los Die Antwoord, Yo-Landi reclama a Ninja lo que le hizo a Chappie, éste hace caso omiso a sus palabras. Digamos que un asesino no tiene mucha condescendencia, este robot  era una forma de asalto para recaudar los 20 millones que le debía al verdadero rey del gánster de la ciudad… Luchas emocionales van y vienen, algunos vestigios de verdadera humanidad, algunas mentiras para manipular a Chappie y llegar a doblegar su pureza para finalmente servir a la banda con su propósito inicial.

Chappie un robot con aires de Die Antowoord8

 

Giro de trama: final abierto a lo All is Full of Love

Sobre estas líneas, está expuesto el grueso de la historia, al menos mi intención no es dañarle la visita al cine, contándoles por adelantado el final de Chappie The Movie. Sólo puedo expresarles que uno: al llegar el nudo que da paso al desenlace, momento en que el personaje fanático religioso de  Vincent (Hugh Jackman), se carcome ante la envidia de la  mente brillante de   Deon, al no lograr grandes avances con su mecha de nombre Moose. Secuestra a Chappie para robar la llave maestra que activará a su creación sin perfeccionamiento al no pasar varios de los parámetros de la robótica.  Vincent une esfuerzos a su manera, para destruir a Chappie, Dean y la pandilla de Ninja, Yo-Landi y Amerika. No sería el único, también se le uniría “Hippo” y sus asesinos de guerra. En esta escena es interesante la evolución del robot, que en más de una ocasión dice ¿qué le pasa a los seres humanos? ¿por qué mienten? ¿por qué hieren?…

 

ex_machina

Al asesinar Vicent a Yo- Landi desde Tetravaal con un dispositivo neural con el que podía manejar a su antojo a “Moose el mecha”, Chappie pasa en un santiamén del dolor, a la venganza y allí viene el desenlace.

Para llegar al tan esperado final sólo podré decir que las tres leyes de la robótica fueron violentadas, la creación pasó a ser el creador, la conciencia del individuo pasó al todo, y tus memorias y ADN pueden ser guardadas en un pendrive, parar en un cyborg  femenino a lo “All is Full of Love” de Björk, dirigido por Chris Cunningham.

La base rítmica y estética de Chappie

En lo personal me sentí viendo un clip extendido de Die Antwoord, con la estética que hemos visto en sus vídeos, la amistad y colaboración de este dúo con Neill Blomkamp, era algo notorio. Me llamó la atención que muchos al salir de la sala de cine mostraron un poco de decepción. Hecho curioso porque me dio la impresión que muchos querían ver un Terminator gansta. Siento que el guión estuvo dirigido en gran parte para exaltar y mostrar a estos músicos como actores, con su usual desenfado e indumentaria creada al paso de los años. Aunque esto resalta en mera forma porque en el fondo la base era: el humano sobrepasa el mal y debe ser reinventado.

 

De boca de su director

 

“There was this really weird crossover that happened while I was writing Elysium—and Elysium has a lot of robotics in it—at the same time I was listening to a lot of Die Antwoord’s tracks,” Blomkamp says in the intro to the book Chappie: The Art of the Movie. “All of a sudden I got this idea for this robot—like the Elysiumrobots, it was a kind of police/security machine—being hijacked by this band that I was listening to. I don’t know where the hell that idea came from, but that was the genesis for Chappie.”

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s