Días entre letras

letters

Mientras la eterna convicción del pertenecer a un lugar te lleva de la mano a algunas experiencias antiguas. Me encuentro en casa en medio de varias películas que no he podido ver. Un pequeño ritual de actualizar algunas de mis colecciones musicales y ponerme al día con el acontecer en la vida de mis más allegados, entre otras cosas

Por otro lado, me encuentro sumamente feliz al ver cristalizados los sueños de los míos, quienes  siempre se mantienen  en la lucha por cumplir sus designios. Un día como hoy años atrás, el destino nos llevaba  a los aires gélidos de Washington en estas fechas decembrinas. Las memorias nunca quedan inconexas en la cercanía de temporadas especiales para mi familia.  Ahora en este año 2012, la tríada se vuelve dupla por mis compromisos laborales, sin remordimientos me alegro de que sea así. Veremos qué me invento para el 21 de diciembre, día en que podré disponer de mi tiempo a plenitud. Les cuento luego del pequeño periplo…

Cambio y fuera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s