Ejercicios de proyección

No existe algo más lamentable que la envidia en el ser humano, un  sentimiento que denota mucha frustración y hasta ciertos vestigios de una fase anal inconclusa en la formación de la infancia. Seres que  blasfeman una y otra vez llevándose por delante el buen nombre de su prójimo me producen repugnancia.

A mis 31 años  de edad no paro de toparme en el camino a personajes fútiles cargados de muchos vacíos. Algunos atestados entre sus barrotes de terapia psiquiátrica inconclusa o adictos a cuanto fármaco les recete el doctor para evadir sus deficiencias internas.

La  histeria, la plusvalía sin reclamo y el maltrato como una suerte de adagio que se repite una y otra vez. Realmente la miseria humana se multiplica en estos días de decadencia en que el común denominador  de lo infame.

Días, horas, minutos y segundos ¿hasta cuándo seguirás de pie?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s