Decisiones del día

Tenía tiempo sin esparcir mi  golpeteo en el teclado habitual. Por razones de salud  invertí mis neuronas en el trabajo, no me quejo en lo absoluto cuando realmente amas lo que haces, no formas parte del círculo de quejas interminable, típico del humano siempre inconforme.

El resultado final del esfuerzo invertido al verlo impreso y en distribución no tiene precio. La reinterpretación de cada ojo que detalla y escudriña las frases, ideas y composición gramatical, le da vida inmortal a este ciclo de tinta que nunca perece. Agradezco a Dios y al cosmos pertenecer a esta inmortalización del credo y al ritual  de la escritura.

Cambiando de tema he tenido la oportunidad  de hacer realidad unos cuantos sueños a lo largo de estos meses, ver obras de arte que siempre soñé como la de George Seurat, Salvador Dalí, Miró, Picasso, Monet, Manet, Delacroix y pare usted de contar. Compartí junto a mi amigo  Jhonny,  tardes inolvidables repletas de música, rascacielos y una energía indescriptible.

En este proceso de calmarse un poco y vivir la vida relajada sin mayores complicaciones, el habituarme a una nueva rutina ha sido desafiante. En lo que va de año muchas personas han desfilado por mi vida, algunos se marchan y otros llegan con las valijas en mano. El quehacer de la madurez implica dentro de sí tener las palmas abiertas y estar dispuestos a recibir sin mayores miramientos, lo que la vida y el Creador designan en nuestro libro de existencia…

Le puedo dar la razón a una chica que consideré una gran amiga en algunos aspectos que señaló de mi persona, en otros son meras proyecciones de temores y frustaciones que cada uno carga a su paso. En otros  casos no extraño en lo más mínimo aquellos seres, quienes desdeñaron las circunstancias que cada uno vive más no elige. He aprendido a aceptar lo hermoso y menos sublime de esta humanidad.

En cuanto a lo personal puedo dar fe de que las personas, no están preparadas para lidiar con la sanidad de las emociones bien expresadas. Esta modernidad nos hace vivir de una u otra forma reprimidos, temerosos de lo que decimos, por ello series televisivas a lo Ally Mcbeal son tan famosas, por el juego de episodios repletos de algo no dicho con metáforas. Al imaginar que somos una suerte de Don Quijote  nos liberamos a través de los sueños, de cuanta carga emocional y sedentaria que tenemos en nuestro mapa genético. Siempre he creído que es mejor hablar y descargarnos, antes de vivir represados cual cuenca fluvial…

Me parece completamente injusto prometer y no cumplir, jugar con las emociones de quienes nos rodean y tomar el engaño como una forma de vida. Ciertamente somos imperfectos y podemos mentir, más cuando no podemos discernir qué es lo real y lo irreal en nuestros senderos y fundimos en un mundo de irrealidades. Seres que se autollaman libertarios pudieron probar algunos de mis cauces, saquear por así decirlo mi ciudad amurallada para salir corriendo con el botín. Otros fueron más inertes y prefirieron que el tiempo hiciera su mella para dar el cese a control remoto. No cabe duda que ya entiendo porque son tan pocos exitosos en sus proyectos y más aquellos que implican una progresión neural de tiempo y espacio…
Al final de los días todo queda en el respaldo de la vivencia y servirá, para moldearnos una coraza más exigente y menos falaz ante las imágenes que no se correlacionan con la verdad.

Seguimos la ruta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s