Tranquilidad plena

Por fin se terminó uno de los meses que no me agrada para nada, y así darle paso al hermoso abril, mes de la primavera; el renacer y todo lo que cumplió su fin en sí mismo quedó atrás…

Luego de una semana ajetreada decidí escaparme a la playa, el día estuvo increíble la verdad, Higuerote sirvió de refugio en contra del calor citadino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s