En el augurio de las olas

En el destajo del tiempo y las labores vespertinas, decidí hacer una pausa en medio de mi faena de letras noticiosas, me siento un tanto extraña un poco melancólica, supongo que el asalto nocturno comienza a socavar mis inmediaciones escondidas.

La balanza entre el querer y el poder, la eterna revancha del hacer y no hacer, de la esperanza y la desesperanza, y el poco optimismo en esa tarea cuesta arriba. Camino minado, por años, profusos y subterráneo.

Confundida, casi letárgica con desidia, en el círculo invariable del ego y la afirmación continua.

Soy tan frágil por momentos, que la desesperanza aterriza sin permiso, alguien que clama un chance de vida y otro seguro da migajas conforme sí está o no acompañado en su planeo de arribo de risas y salidas.

Qué disimíl es la vida, qué extrañeza de tambalearse o no en la cuerda floja, a veces la verdad es odiada y la mentira perseguida, la caza tosuda de ese algo a que todos tememos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s