Sí, ahora crece allí (3era parte)

Transgrediste las primeras fases, de la contemplación ahora pasaste a materializar en la realidad lo medido por tus pensamientos. Ahora bien, te doy la bienvenida a la montaña rusa llamada “relaciones tiro de gracia o suicidio colectivo”.

En este sumario de contextos, emociones y aprendizajes todo es válido, desde las mentiras piadosas cubiertas con máscaras del carnaval de Venecia, hasta un acoplamiento real y perfecto.

Al producirse las salidas iniciales, los primeros meses de conocimiento mutuo, las llamadas telefónicas y los envíos de sms, todo será más que ensoñado. Si saliste de un letargo rodeado/a de una soledad determinada por ti mismo, de seguro te sentirás un poco oxidado en el arte de amar. Más si eres de aquellos que terminan una relación para comenzar otra, sin haberle hecho un velorio digno al muerto, igualmente te doy la bienvenida.
Sea cual fuera tu situación todo se resume en “morimos por ser amados”, en ese contexto tus diferencias y las mías, se hacen a un lado y el fin de la vida en sí misma, más que tener un status quo y lograr las metas interpuestas por ti o las que socialmente son demandadas para lograr el tan llamado éxito, todo en su desenlace se concatena en tal sentido. Al final del túnel sólo aspiramos por todo lo alto a ser importantes en la vida de quien escogemos cuidadosamente. En este vía crucis personal el sentimiento humano más elocuente es el amor; puede sonar hippie pero es así, el amor nos da sentido y fuerzas para lograr lo cuestionado a veces por uno mismo o simplemente nos hace ser mejores personas.

Siempre he creído en el gran poder que tiene el amor, cual fuego purificador, está en la capacidad de malear lo que odiamos de nosotros frente al espejo, advertencia esto no debe ser tomado literalmente, me explico cuando defino espejo se refiere a lo que vemos de nosotros que no nos agrada, y no es específicamente lo físico, sino aquellas manías, desvirtudes o carencias que detestamos en nuestra persona.

Entretanto ya estas inmerso/a en la fase inicial, no dejas de pensar en ella/él, te sientes admirado y sobretodo te fascina que alguien esté pendiente de ti. Dependiendo de tu carencia afectiva, ese ser llenará más o no tus espacios vacíos.

Sus palabras van creciendo en ti, y poco a poco van despertando un interés inusitado, hasta que el sentimiento se aloja por un tiempo considerable. Todo lo que te rodea así sea un simple color o una marca de ropa, de seguro tu mente realizará un proceso de identificación y clasificación de los estímulos y las respuestas, para abrir la compuerta de todos tus sentidos a aquel que ha osado entrar en tu mundo. Ese es mi estado favorito del enamoramiento, donde éste va penetrando a través de los sentidos, cuando pasa de los sentidos al comandante en jefe llamado cerebro, el cual es el encargado de dar ciertas órdenes estrictas a su batallón, ya allí sólo hay que dejarse fluir y palpar cuán verdadera es nuestra satisfacción y si no es un mero engaño de nuestras necesidades emocionales.
Disfruta mientras puedas porque no hay nada más agradable como la ignorancia hasta cierto punto, no sea que te ocurra como Grace de la película Dogville, donde las carencias del otro, te subyugan a un juego sin salida donde la manipulación por medio del dolor ajeno, es lo que te ancla en la estadía a la cual has sido lanzado/a.
“No hay nada más fecundo que
la ignorancia consciente de sí misma”.

José Ortega y Gasset

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s