Noguchi y belleza

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Isamu Noguchi genio artístico

Fotos: Museo Isamu Noguchi, Queens, Nueva York

Escultor estadounidense, hijo del poeta japonés Yone Noguchi. Nació en Los Ángeles y estudió en la Universidad de Columbia. Entre 1927 y 1928 trabajó en el estudio parisino del escultor rumano Constantin Brancusi. De ahí viajó y estudió por Inglaterra, China y México. En 1938 ganó el concurso nacional para decorar el pabellón de la agencia Associated Press en el Rockefeller Center de Nueva York con una enorme escultura de acero inoxidable. Durante la II Guerra Mundial se internó voluntariamente en un campo californiano para ciudadanos estadounidenses de origen japonés. Más tarde, continuó experimentando con formas y materiales. Con su Kouros (1944-1945, Museo de Arte Metropolitano de Nueva York) en mármol realizó una interpretación abstracta de la escultura griega arcaica. Después de la guerra se dedicó a diseñar escenografías y vestuarios teatrales para los bailarines Martha Graham y Merce Cunningham y también para el New York City Ballet de George Balanchine. Las obras de Noguchi se caracterizan por sus formas abstractas perfectamente pulimentadas, en las que combina la sutileza típica oriental con la más refinada sofisticación del arte occidental. Después de 1950 sus proyectos más ambiciosos iban destinados a espacios al aire libre, diseñados según los principios estéticos de los jardines japoneses, en los que grandes esculturas abstractas se disponen en lugares predeterminados para lograr un equilibrio entre ellas, los espacios o jardines que las integran y la arquitectura que las rodea, (véase Paisajismo)

Ejemplos destacados son el jardín de la Paz (1956-1958, sede de la UNESCO, París), el jardín del Agua (1964-1965, Chase Manhattan Bank Plaza, Nueva York), el jardín Billy Rose Art (1965, Jerusalén) y la plaza del distrito japonés de Los Ángeles. Creó también una fuente para el Detroit Civic Center Plaza (1975) y un grupo escultórico en el Storm King Art Center, Mountainville, Nueva York. Además, a lo largo de toda su carrera también diseñó muebles de interior.

Lo admito me encanta el trabajo de este señor japonés.

Anuncios

5 comentarios en “Noguchi y belleza

  1. VACÍO

    Se puede vadear el río
    Con el mar empujando
    Esquivar de un sesgo el cielo
    Mover los pies sobre el suelo
    Y el planeta al revés girando
    Se puede cambiar de bando
    De copa ardiente
    A fresca uva en el campo
    Levitar sobre lo profundo
    ………………………….
    Cual dibujo sobre el plano
    Acaso no lo hacemos
    Sobre este mundo soñando
    VACIO…
    Que nos sostiene
    VACÍO…
    Para seguir caminando.

    Los Averroes míos me tienen en aburridos líos,
    Así que juego con éstas burdas piruetas en los vacíos
    El comentario es por este post,
    y por otro que por un cambio de bando desaparecio
    Saludos. George

  2. PD. como aquí no se puede suprimir el comentario, mi comentario que precede, era para el post anterior, y ya aprovecho para expresar: bien dicen que sobre gustos no hay nada escrito, miro y miro esas “obras” y no encuentro una forma que despierten en mi ni sombra ni luz, creo que debió conectar las lámparitas directamente a una estrella, para que pudiera llamar en mi la atención.jajaja. Besos.

  3. Hermosura que colma estos espacios, me siento gratamente sorprendida de las palabras que siempre eran costumbre en este sitial.

    Un averroe, ja bueno te diré o te contaré esas lamparitas como a lo mejor las ves, son una obra de arte que han dado tregua a miles de copias del original, ¿por qué? resulta que este japonés se basó en el estudio de las luces y las sombras desde la deconstrucción de una máscara milenaria con que se práctica artes marciales japonesas de allí su origen.

    Isamu Noguchi define la iluminación de Akari como la luz del sol filtrada por el papel de shoji, un papel que se obtiene de la corteza de la morera.

    Según el escultor la dureza de la electricidad se transforma de este modo, por obra y gracia del papel,en la luz solar de nuestros orígenes, de madera que por la noche el calor siga llenando las habitaciones.

    De todas formas un beso y gracias por tu paseo cerca de estas costas.

    J.A

  4. Pues yo no soy poeta… Pero si admiro la simpleza del diseño de Isamu Noguchi.
    Se dio cuenta de que tenia sensibilidad por el arte, particularente la escultura y tuvo el valor de seguir su corazonada aun que aparentemente ya estaba encaminado a ser medico.

    1. La verdad tuve la oportunidad de toparme con unos cuantos en su museo y de verdad que respeto muchísimo el diseño de ese hombre. Siguió su sendero en una suerte de medicina del alma en cada pieza que surge de su intelecto.

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s