En el traslado de las piezas

Aunque distante, creíste alguna vez no verte convertido en aquello a lo que huíste alguna vez. El entumecimiento neural se hace efectivo, y las ganas ficticias de ser de algo, en años, realidades y sentencias se desvanece en la hipotermia que criticaste alguna vez.

El vaivén, la exigencia de calidez es lo único que te conecta con tu yo antiguo, en el reverdecer de una novedad, diste marcha atrás y finalmente te haces parte de lo que temiste.

En la cuantificación de los procesos “auténticos”, sabes que afirmas sin consenso locuaz, el planeamiento intrínseco el cual permanece resguardado.

Asientes ante una posibilidad que  deseaste en el pasado,  el presente lo intuyes como ficción, sólo correteas un poco delante de la zanahoria edulcorada-esperas vencer la falsa expectativa del  fracaso sideral-

El desdén de la inseguridad, el desconcierto y la ausencia de futuro lo atesoras en un puñado indisoluble, preparada para la batalla no te ilusionas en el desenlace.

Jamás cambiarán sus formas, ellas transmutan y se posesionan de las capas sensibles, forjada en hierro y alquitrabe los flancos endebles se fumigan en el riego infértil del hastío.

Sobreactuación, amoral carente de pacto el fin justifica los medios.

Vomitivo roce que no genera placer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s