Entre fauna

Amiga mía:

¿Será posible que la luna haya cuajado una tormenta para poder visitarte? Los escombros anastilosan los recuerdos en la plenitud de la vida y se transforman en la simiente que ha de resucitar la primavera.

Amiga mía, mi itinerario naufraga entre tus dedos y espera que ellos abran su contenido, para averiguar si puedo construir la medida de tus impulsos. El desdén con que el mundo trata esos asuntos me revela que no puedo dejar mi alma en entera libertad, pues su libertad está en la tuya y a cada momento quiere ir a implorar no sé qué satisfacción, no sé qué apetito y locura para mí solo, porque una imperceptible ilusión alza vuelo hacia la feliz alquimia donde tus ojos estallan de alegría. ¿Podríamos salvar el espacio que aún separa la negación de los argumentos con que mi gesto pretende tu piel? ¿Qué maniobras obstaculizan el enjambre hambriento que mi sangre envía tras el eco de tus viajes?

De escribir
De escribir
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s