Sensaciones vs Intuición (4ta parte)

En la tercera parte de esta secuencia había planteado que el vivir en la ignorancia acatada a plenitud, por nuestro albeldrío, es una acción que puede traer consecuencias o no.

Tienes latente tu sexto sentido aquel que te da ciertas indicaciones, algunos lo denominan palpitos otros tu voz interna. Sin entrar en meras profundidades al respecto, el hecho de intentar o vivir en pareja conlleva implícitamente que a veces es mejor, interrelacionarnos de una manera feliz dentro de lo que cabe estando bajo las alas del desconocimiento mutuo.

Me explico en lo que indico con desconocimiento mutuo, no es que vas a meter tus mañas, gustos o lo que te da identidad en un baúl muy escondido, sino que hay ciertos detalles de nuestra vida o mejor aún vivencias con una persona anterior a la experiencia a la que estas sintiendo, las cuales debes camuflar con algunos tonos no tan vistosos para que tu amante actual se sienta especial. Podríamos llamarlo “mentirillas blancas”, al principio esto suena completamente razonable, lo terrible del asunto está cuando por el azar del destino, las historias, detalles no comienzan a encajar y allí viene la acción de la intuición vs las sensaciones.

Dentro de este compilado   de sentidos que te dirigen al    proceso del enamoramiento y  por ende al estado donde tu relación comienza a asentarse,  por mi experiencia personal, el cerebro acompañante eterno de la lógica, mis estimados éste jamás falla en sus veredictos.

Como siempre en algún sentido menciono al maniqueísmo en los textos que escribo, es cierto no es aconsejable jugar en los polos opuestos de la balanza, no obstante hay indicativos de que estas en lo correcto cuando algo no te convence del todo.

Te detienes a pensar, analizas, sobrepesas lo que sientes con lo que piensas, tratas de encontrar una correlación en ambos sentidos. ¿Aún no te atreves a decirle lo que está en entredicho, de las incongruencias de sus acciones y de sus relatos?
Cuando este momento se avecina, sé que puedes tambalear, a veces el confrontar o expresar lo que se intuye puede resolver o esclarecer algunos puntos, es factible que hay algún punto irreconciliable entre lo que sientes y lo que te explica el ser que te hace delirar.
Puede ocurrir un desliz que derive en alguna discusión innecesaria, donde el apogeo del sentimiento que puede ser reciente o manifestarse en sus fases inciales, te dirija a compartir sus dilemas en el rectángulo de una habitación contigua. De seguro al salir de allí te sentirás aliviado con algún trazo de optimismo excesivo, con la certeza interna de que tu intuición te falló y las apariencias dísimiles de tu acompañante eran engaños y todo se resolvió.

Ahora bien esto puede suceder una o dos veces, más cuando este sistema se ejerze como la manera más idónea para resolver los conflictos, mis estimados allí surge un gran vacío comunicacional, debido a que no encuentras la manera propicia para sentirte bien del todo. Y te aseguras internamente que este tipo de acercamiento con tu pareja, puede dejar “los puntos bien claros de una reconciliación de cualquier índole”, en tu lugar íntimo de esparcimiento.

Me es bastante risible, las promesas, los compromisos que se adquieren cuando empiezas una relación, es algo casi tragicómico, como cada uno se vuelve un egresado de un magister en marketing individual, como se trata de convencer al otro que eres la opción correcta o diseñada en “el mundo de las ideas personales” citando a Platón.

Más al final de cuentas, si estas tomando el sistema de adaptabilidad con la persona a quien te vendes, no creas que el disfraz dura por mucho tiempo, digamosle adaptación, he allí la observación a la cual me quería adentrar, es mejor mostrarse tal y como eres a vivir en una ignorancia consensuada.

El enemigo acérrimo del hado alado, está presente en el acto de mentir y engañar con lo que eres, con lo que has hecho y con lo que te rodea.

En la acción de descubrir algo, sea que te empeñas en encontrarlo o que el maquillaje de la mentira no era permanente en ese individuo. Puedes quedar vacío en un sentido retórico, pero sí a través de la decepción puedes asesinar todo lo que sentiste por ese alguien.

Acá desde mi cubículo personal, donde me atreví a romper el silencio que llevé por años, siendo un personaje sin voz ni cara, en el mundo cibernético, me atrevo a decir que en el amor, puede ocurrir cual crónica de una muerte anunciada, que hayan habido muchos carteles de alerta antes de meterte en la peor de las decisiones que has tomado en tu vida. (2006-2008)

Espero que sus experiencias sean plácidas y correlacionadas perfectamente, con las sensaciones que poseen en paralelo con su intuición.

Por mi parte, retomando un escrito antiguo, aún esto sigue tan vívido en mí, un año luego de esta experiencia anterior, puedo revestirme  del traje necesario,  -al funeral de mis sentidos-. (2008-2009)  Se diferenció en algunos vestigios, cuando los sueños crecen en edad y formas, es mucho más increpante la caída, en mi caso seguimos como el fénix…

Anuncios

Un comentario en “Sensaciones vs Intuición (4ta parte)

  1. “puedes asesinar todo lo que sentiste por ese alguien” Quiero decir y opinar que la intuición en lo que a mi respecta, si bien resulta a la postre más importante que los sentidos, y estoy convencido de eso, y que en cierta forma está relacionada con la meditación, creo que tiene un laso con los sentidos, no estoy descubriendo nada, pero quiero relacionarlo con eso de andar asesinando sentimientos, de hecho asesinar es un delito en el campo que sea, y más si es en nuestro interior, yo pienso que a pesar de todo se debe sentir compasión, que es el mejor de los remedios, claro eso no significa ni mucho menos tropezar dos veces con la misma piedra, si uno siempre queda supeditado a tropezar con otra piedra, que no es lo mismo, será que pienso así porque no creo en el olvido, y el olvido forzado puede volver más encolerizado, así que bien tratado lo llevamos al lugar más lejano por nosotros deseado. jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s